Terapia cognitivo conductual

Que es la terapia cognitivo conductual y como esta aplicada a los pacientes

La terapia cognitivo conductual (TCC) se enfoca en modificar los comportamientos y pensamientos de los pacientes, antes que brindarles la oportunidad de descargar sus sentimientos. Está básicamente orientada hacia el presente, investiga el funcionamiento actual y no hay mayores exploraciones del pasado, aunque por supuesto se construye una historia clínica que permita tener un historial de la evolución del paciente, se pone énfasis en los patrones disfuncionales actuales de los pensamientos y conductas.

El énfasis de la Terapia Cognitivo Conductual está más centrado en el “Qué tengo que hacer para cambiar” que en el “Por qué” tratando de encontrar respuestas a lo que ya paso. Muchas veces, el explorar expresamente y conocer cuáles son los motivos de lo que nos ocurre, no alcanza a brindar una solución y no es suficiente para producir un cambio.

La TCC utiliza terapias a corto plazo. Pone énfasis en la cuantificación y mide los progresos obtenidos. Desde la primera sesión administran cuestionarios y planillas en los que se evalúan los síntomas específicos, en su frecuencia, duración, intensidad y características. Esta medición es repetida periódicamente hasta la sesión final de tal manera que permita a los terapeutas tener una idea del cambio obtenido. La relación terapeuta-paciente es de colaboración mutua donde paciente y terapeuta se comprometen a trabajar con un objetivo común y el enfoque es didáctico.

La terapia busca reforzar el comportamiento independiente de los pacientes. Está centrada en los síntomas y en su resolución, busca eliminar pensamientos y sentimientos disfuncionales o al menos reducirlos significativamente.