Tipos de ambliopía y causas

La ambliopía refractiva, ambliopía estrábica y la ambliopía por privación son las más comunes

La ambliopía u ojo perezoso como se le conoce es un problema que suele aparecer desde la niñez y se origina cuando las vías nerviosas que se encuentran ubicadas entre el cerebro y uno de los ojos no se llegan a estimular correctamente. Esto origina que el cerebro favorezca al otro ojo teniendo como consecuencias la falta de coordinación entre los ojos para la captación de imágenes.

Las causas de la ambliopía u ojo perezoso son muchas y diferentes pero en este post abordaremos las más conocidas. Entre los tipos de ambliopía resaltan las siguientes:

Ambliopía refractiva: En estos casos, el cerebro elige uno de los ojos debido a que tienen diferentes grados de refracción. Por ejemplo, un ojo puede tener miopía y el otro ojo hipermetropía. A esta condición se le conoce como anisometropía.

Ambliopía estrábica: Causada cuando la persona sufre estrabismo, es decir de una desalineación de los ojos.

Ambliopía por privación: Cuando la causa del ojo perezoso es una catarata o un glaucoma. Esto altera gravemente la visión del ojo afectado, generando ambliopía.

La ambliopía u ojo perezoso se puede llegar a notar en los niños cuando no alcanzan a ver objetos a larga distancia, cuando no aprecian los efectos en las imágenes 3D. Si observas que tu niño tiene los ojos entrecerrados o desalineados, son señales probables de que puede tener ambliopía. Para descartar toda posibilidad es necesario que lleves a tu niño a un centro oftalmológico para que pase los exámenes adecuados.